Posts Tagged ‘arte’

h1

Reinventar a Mozart…o morir

mayo 10, 2010

Creo que hace unos ocho años que no compro un CD de música.

Sin temor a equivocarme, confirmo que fui de los primeros en tener un reproductor MP3. Recuerdo ir en avión e intentar explicar a las azafatas que eso no era un CD, que era un módulo de memoria (en realidad disco duro). No terminaban de entenderlo y me prohibían usarlo.

Desde entonces sólo he usado música digital en su formato no físico. Cómo ha llegado hasta mí me lo reservo por razones legales que me pueden comprometer. Pero lo cierto es que hoy por hoy comprar un CD de música me genera la misma necesidad que una compresa con alas.

Ayer vi en la tele que un grupo español acaba de lanzar su nuevo disco. Me preguntaba quién podía comprarlo, sobre todo tratándose de un grupo dirigido a gente joven nacida y criada en la era digital. Pero ahí estaba el flamante y aún caliente ejemplar, con su carátula de diseño y embalaje de plástico transparente.

Me pareció escuchar que ahora en España con 8.000 ejemplares vendidos ya se es Disco de oro. Hubo una época que tenía que pasar de los 50.000.

Lo siento mucho por los autores y reconozco su trabajo y su afán de compartir (o vender) su talento. Lo siento menos por las discográficas que desde su posición de poder han cautivado o hecho cautivos con contratos leoninos a jóvenes deseosos de llegar a la fama.

En lo que va de año he asistidos a 3 ó 4 conciertos. En todos los casos había lleno absoluto. En uno de ellos varios miles de personas que pagaron la nada despreciable cifra de 45 euros por cabeza y no había entradas desde días antes.

El Ministerio de Cultura intenta combatir los avances tecnológicos y sociales a golpe de Decreto-Ley. Legislar por medio de la obligatoriedad o la prohibición es de mediocres. Típico de regímenes totalitarios o paratotalitarios en donde a través del miedo se crea una dictadura que conculca los derechos civiles más elementales.

El cine parece haberse reinventado con el 3D. La música debería hacer lo mismo a través de la música en directo y las descargas de pago con algún valor añadido. Por ejemplo.

Si el mercado discográfico (que no la música) quiere sobrevivir tendrán que reinventarse.

Pensad, pensad, malditos.

Anuncios
h1

Cuando el dolor se hace arte

marzo 15, 2010

 

El Hombre de Neardental se extinguió y el de Cromañón sobrevivió hasta nuestros días, a pesar de que el segundo era intelectualmente más limitado. Pero les separaba un abismo cultural: el de Cromañón descubrió el arte, que plasmaba en formas rupestres, mientras aquél sobrevivía como única actividad cotidiana.

 

La poesía además de arte, es una forma de expresión universal. Como lo son la sonrisa, la ira o el llanto.

 

No existe ninguna civilización que no cuente con composiciones poéticas, muchas de ellas acompañadas de música o danza.

 

Los primeros referentes históricos de la poesía provienen de Egipto, de hace 25 siglos y se manifiestan en jeroglíficos donde una idea se repite secuencialmente aportando cierta musicalidad a su lectura. Sumerios, persas, griegos, romanos, bárbaros…La poesía forma parte de la esencia del ser humano.

 

Hoy no os quiero hablar de la poesía, sino de los poetas. Sus baluartes. Individuos que como decía Pedro Salinas son los que mejor saben decir dónde les duele.

 

El poeta ha sido tradicionalmente un elemento incómodo para las clases dirigentes de corte más autoritario. En el siglo pasado han sido perseguidos, humillados, proscritos y asesinados. Los más afortunados acabaron exiliándose y compartiendo su fervor creativo desde la distancia.

 

A Miguel de Unamuno le dolía España. A Rosalía de Castro la vida. A Jorge Manrique el desamparo de la orfandad. A Antonio Machado la soledad sobrevenida con la temprana muerte de su amada Leonor compartida con Juan Ramón Jiménez y la desaparición de su Clío y compañera Zenobia. Rafael Alberti plañía por el mar desde la agreste tierra.

 

Gil de Biedma soñaba con despertarse un día siendo sólo poesía, y a fe que lo logró. Rubén Darío sufría a la vez que lo hacía la triste princesa y Bécquer que veía en tus pupilas, como yo lo hago en las de ella, la poesía, echaba de menos en primavera la golondrina de vuelo refrenado.

 

García Lorca, el poeta del pueblo, de pequeños y mayores, de ricos y pobres. Cuánta ignominia en dos lagartos que lloran por haber perdido su anillo de desposados. Qué amenaza para el régimen que se consolidaría por 40 años.

 

A Neruda, en el exilio, su cartero le negaba la autoría de sus obras con el argumento de que ésta era de quien la necesitara mientras Benedetti se jactaba de tener a su amada sin pensarla.

 

¿Y el malogrado Ángel González? Se repetía una y mil veces: “Si yo fuera Dios

y tuviese el secreto, haría un ser exacto a ti” A la mujer que le acompañó hasta el final.

 

Se cumplen 100 años del nacimiento de Miguel Hernández, hombre iletrado. Del campo duro, primitivo y abrasivo como lo era en su época. Y sin embargo, capaz de escribir los versos más sentidos. Miguel Hernández siempre sabía describir dónde le dolía:

 

Una querencia tengo por tu acento,

una apetencia por tu compañía

y una dolencia de melancolía

por la ausencia del aire de tu viento.