Posts Tagged ‘Banca’

h1

El otro rey de España

enero 25, 2010

Hola niños:

 Hoy os voy a hablar del que podía ser un hombre corriente. Un señor con cierta edad y poco pelo que le pones en el Carrefour empujando un carrito lleno de cervezas y leche semidesnatada y te lo crees. Hasta su nombre es muy normal: Emilio. Podía llamarse Amadeo, Gastón, Adalberto, pero no, se llama Emilio.

 Sin embargo, su apellido hace honor al motivo por el que lo incluyo aquí: Botín. Y es que es un señor muy rico. Un señor que es el jefe de uno de los bancos más importantes del mundo. Un señor que en uno de los peores momentos de este país, cuando teníamos 4 millones de parados dijo esta frase “La banca siempre gana”.

 Y es cierto, cuando gran parte del planeta se muere de hambre, cuando sólo en España cuatro millones de personas no tienen trabajo, cuando a la gente se la echa a la calle porque no pueden pagar sus hipotecas, la banca gana. Y la suya especialmente más.

 Emilio Botín es un hombre muy influyente, porque además de rico, tiene mucho poder. Tanto que cuando hay elecciones en España se reúne unos días antes con los candidatos y valora si serán buenos o malos gobernantes. Y eso pasa porque el dinero, como decía Quevedo, da mucho poder. Sobre todo cuando financias a hurtadillas las campañas electorales de los políticos a cambio de que cuando lleguen al poder, desde el Parlamento, aprueben a última hora del día, ya cansados todos y con poco ruido, pequeñas enmiendas que les permita, por ejemplo, pagar menos impuestos que papá y mamá.

 La banca siempre gana. Y es muy fácil de entender. Veréis. Ahora, por ejemplo, el Banco Central Europeo (BCE), que es de todos, le da al Sr. Botín el dinero que quiere con la única condición de que lo devuelva algún día. Por ejemplo 100 €. Y el Sr. Botín, luego, coge ese dinero y me lo presta a mí, pero yo le tengo que devolver 110 €. Al final, el Sr. Botín devuelve los 100 € al BCE y él se queda los otros 10 €. Porque la banca siempre gana.

 Un gran escritor francés, Balzac, decía que detrás de toda gran fortuna siempre hay un crimen. Y aquí hay muchos crímenes en forma de familias desahuciadas, empresas que cierran por falta de crédito o prácticas usureras, que son los que se conocen. Luego están los crímenes que nunca llegaremos a conocer.

 Hijos míos, nunca os fiéis de alguien que siempre gana. Porque el día que peligre su hegemonía no dudará en hacer trampas cuando no miréis y seguir ganando.