Posts Tagged ‘Hijos’

h1

Mamá, quiero ser artista

septiembre 13, 2010

 

 

Tengo un amigo que está pasando por una crisis matrimonial por culpa de su hija mayor.

La chica, de 17 años, terminó el bachillerato en junio con buen expediente, aprobó selectividad y se esperaba que estudiase Biología.

Sus padres se mostraban orgullosos y así lo manifestaban en sus respectivos círculos sociales. Una chica de esa edad (o niña, como dirían en la calle Génova mientras no delinca) en esas condiciones está ya casi curada de todas las tentaciones malsanas de la pubertad: fracaso escolar, adicciones, sexo anárquico, conflictos generacionales, etc.

Sin embargo, hace una semana, cenando todos juntos (cinco en la familia) nuestra mocita sorprendió a los comensales consanguíneos diciendo que quería estudiar interpretación.

Mi amigo hizo como que no había escuchado nada y pidió al pequeño de la saga que le acercará el Ketchup. La madre, por su parte, le preguntó que si lo que quería era interpretar fósiles.

La chica confirmó lo que sus padres no querían escuchar: – No, interpretación. Actriz.

El padre tuvo un espasmo en la mano y apretó la botella de Ketchup con tal fuerza que el tapón saltó y desbordó el elemento por la mesa.

La madre se quedó callada un minuto y concluyó con un: “si eso te hace feliz, adelante”. Bueno, eso lo dijo después de recriminar al padre cómo había puesto la mesa de tomate.

A partir de ahí, la relación de mi amigo y su mujer entró en un bucle de discusiones que les ha llevado incluso a dejar de hablarse un par de días. 

La madre insiste en que la niña debe estudiar lo que le haga feliz. Mi amigo insiste en que si quieres ser actriz que lo sea los fines de semana pero que no quiere ver a su hija de casting en casting soñando con papelitos secundarios en obras de serie B.

Al final, la niña empieza hoy Arte Dramático en una academia donde le aseguran castings a mansalva. A la vez mi amigo se reunirá con el director del banco para abrir una cuenta de ahorro con la que tendrá que mantener a su hija cuando ésta descubra que excepto algunas putas, ciertos deportistas y tres actrices nadie hace de una afición una profesión.